1939, «El año de la Victoria»

28.03.2020

Poca documentación hay sobre la historia de nuestro pueblo, sobre todo en lo que respecta a cómo vivía la gente. Hoy publicamos un artículo sobre nuestra historia reciente, de cómo se vivió, o más bien cómo nos quieren contar que se vivió la romería de la Virgen de Santa Cruz el año que terminó la Guerra Civil.

De la Cofradía de la Virgen de Santa Cruz de Conquezuela se tiene constancia desde al menos 1847. El Mayordomo, que es el encargado de organizar la romería junto con el cura cada año, apunta en el libro de la Cofradía ingresos, gastos, así como apreciaciones personales sobre el transcurso de la romería. Cada año el puesto de Mayordomo se rota, pasando el cargo de vecino en vecino año tras año y siempre entregando el cometido a un vecino de Conquezuela, por derecho histórico.

El 1 de abril de 1939 termina la Guerra Civil española, y el 29 de mayo se celebra la romería. El fin de la guerra queda constatado en el libro. 

«Nota: Se hace notar que aunque el sermón de siempre se costeaba con 15 pts o con 25 si era canónigo el predicador, este año por ser una fiesta extraordinaria se encargó el sermón al D. Cristobal misionero por su potente voz para misa de Campaña ante cinco mil personas, y despues tuvo dos alocuciones y dirigió los cánticos, por lo que pidió 75 pts del sermón mas 25 para el viaje desde Valladolid. Pero eso por ser exraordinario y único no sienta precedente y los años sucesivos se retribuira en la cuantía de antes o segun las costumbres de la region.»

«Otra Nota: La fiesta del año 1939 ocurrida el 29 de mayo se celebró como fiesta extraordinaria de la Victoria, para cuya solemnidad fueron invitados por el sr. Alcalde D. Evaristo Gonzalo y el sr. Cura encargado D. Juan López todos los pueblos de esta región, los que concurrieron con los cruces e insignias, celebrándose misa de Campaña y larga procesión hasta la pared de Miño en la que formaban mas de cincomil personas, cantando mas de mil jóvenes los versos alusivos a la Victoria de Franco contra el Comunismo. Hubo un entusiasmo indescriptible y por la tarde otra procesión solemnísima y larga. Para cantar la Misa vino un Orfeón de religiosos de San Juan de Dios de Palencia dirigidos por el P. Provincial Fray Celedonio Ocen natural de Yelo. Asi resultó la fiesta de 1939, un acontecimiento tan extraordinario que no lo verán mas los vivientes por haber sido fiesta de la Victoria mas grande de España.» 

Posteriormente se expone un anexo de ingresos y gastos con la siguiente introducción: «Cuenta especial de dá el Sr. Abad que suscribe de ciertos ingresos y ciertas partidas de gastos especiales ocasionados en tal dicha funcion extraordinaria, las cuales partidas no sientan precedente alguno para lo sucesivo pues obedecen a lo extraordinario de esa fiesta que no se repertirá en un siglo.» 

La pregunta que le surge inmediatamente a cualquier persona que haya asistido alguna vez a la romería después de leer estas anotaciones es, ¿realmente asistieron 5.000 personas? bien es cierto que los ancianos del pueblo cuentan que antaño asistía muchísima gente de pueblos de alrededor, puesto que era una fiesta muy importante de la comarca, y entendiendo que la fiesta se celebró apenas dos meses después del fin de la guerra, cabe la posibilidad de que mucha gente de la región asistiera, incluso gente coaccionada dadas las circunstancias de la época, pero ¿5.000? También se menciona que aquel año se celebró misa de campaña, que es una misa que se celebra al aire libre. Es evidente que si fueron tanta cantidad de personas tendrían que haber celebrado la misa fuera de la ermita, puesto que es pequeña y no cabe mucha gente.

Investigando sobre la vida del vicario provincial de Palencia, Fray Celedonio Océn mencionado en el texto, resulta que fue enfermero y confidente del Papa Benedicto XV de 1917 a 1922, también recayó sobre él la dirección de la Farmacia Vaticana. Es posible que fuera un personaje de reconocido prestigio y por ello acudieran también muchas más personas a la fiesta, pudiendo llegar a las 5.000. Podéis consultar su bibliografía aquí.

Jaime González